Agua y depuración

Abuelo cebolleta: crisis, ¿qué crisis?

| 0 Comentarios

Otra del abuelo cebolleta. crisis, ¿qué crisis? o crisis, what crisis?, que dicen los sajones.

Es evidente que, al menos en Europa y más en concreto en el sur de Europa, la crisis es tremenda. Además, va a destrozar el estado del bienestar que se había empezado a vislumbrar. No pretendo hablar de los que la generaron y están en su casa ni de los que procuran que sólo una parte de los ciudadanos (la clase media y baja) la pague. No es mi objeto ni el de la sección. Pero sí quería comentar que el otro día estaba reflexionando sobre la crisis, mientras paseaba por la playa, y pensaba si podíamos ir a peor. Evidentemente, sin necesidad de echar mano de Murphy, se puede. En ese momento me vino a la mente una escena vivida en Irak durante la época del embargo. Estábamos vendiendo ETAPS contenerizadas como equipos para suministrar agua a la población, con todas las restricciones (la mayoría absurdas) que ponía la ONU para la entrada de material. Ya hablaré en otro post de esto. La imagen que me vino era saliendo de un restaurante; no era el que más me gustaba de la ciudad, pero a los iraquíes les gustaba porque ponían mucha comida (demasiada hasta para mí, que soy de buen comer) lo que se considera como un agasajo y muestra de generosidad con los visitantes (otro día cuento una comida opípara con cordero). El caso es que salíamos de comer, como boas y aburridos por la charla, y nos dirigíamos hacia el coche. Como frente al restaurante no habíamos encontrado sitio para aparcar porque habíamos llegado algo tarde, habíamos dejado el coche en una calle lateral – no penséis en un callejón estrecho, oscuro y sucio de peli americana; era una calle ancha con coches. Entonces,  antes de entrar al coche, vemos cómo del lateral del restaurante salen los cocineros y sacan un contenedor de basura (de una empresa catalana, por cierto) y se meten de nuevo en la cocina. En ese momento un grupo de niños que estaban por la zona se abalanzan sobre el contenedor, lo vuelcan y entran a comer dentro, repartiendo las sobras de los platos entre los que estaban. Había para todos. Directamente con la mano comen las sobras mezcladas de todas las mesas y se llevan parte de la comida ¿a su casa? Qué mal cuerpo se nos quedó; dejamos de quejarnos de que habíamos comido demasiado, se hizo un silencio tenso y sin hablar nos metimos en el coche y nos fuimos. Luego, tras el shock , comentamos lo visto. Qué cargo de conciencia, nosotros como boas y los demás comiendo las sobras, qué podíamos hacer. Siempre se dicen cosas como estas de las relaciones Norte -Sur, pero claro, no es lo mismo que te lo digan que verlo tan en directo, siendo tú el protagonista, y los restos de tu comida, la comida del día de un montón de gente. Vuelvo al principio, crisis,  ¿qué crisis? ¿Hemos tocado fondo? No lo sé, esperemos que sí,  que no lleguemos a sufrir esas situaciones. Yo pensaba, mientras caminaba, en mis hijos. Entiendo que aún queda solidaridad y no hay tanta miseria ni injusticia  como para que lleguemos a ver en nuestras ciudades algo así. De hecho, la solidaridad está aumentando y los bancos de alimentos tienen récords de comida. Pero, ¿se sentirán los ricos como nos sentimos nosotros ese día? ¿O pensarán que se/nos lo tenemos merecido por perezosos o vete a saber por qué? La individualidad, el mercado y el neoliberalismo atacan, pero espero que no ganen y que la solidaridad haga más llevadera la crisis y que nunca lleguemos a esas situaciones. Creo que no llegaremos a eso. La crisis es tremenda y no la quiero minimizar. De hecho me parece que está siendo muy grave, gravísima. El problema es que no tengo claro que los que la controlan y siguen con el austericidio les parezca suficiente. Igual piensan que todavia hay margen. Igual la imagen que comento de Irak les parece un exceso pero que aún pueden seguir empobreciendo a la población. Sinceramente espero que pare ya. Para que sea una gravísima crisis no tenemos que llegar a comer de contenedores. No tener trabajo o tener una basura de trabajo o que tu trabajo valga la mitad de hace unos años con los mismos o mayores precios es ya bastante crisis. Pero pienso en ese día y me digo, pero qué crisis, todavía Murphy mediante podemos ir a peor, nos pueden explotar más y podemos estar peor, mucho peor. Evidentemente que he visto gente por aquí rebuscando en contenedores e incluso salieron imágenes en algún periódico americano pero no es ni de lejos lo mismo. Ojala (Inshala) no veamos niños comiendo de las sobras y los tiburones del mercado se den por satisfechos con lo conseguido hasta ahora. Buena suerte a todos. Otras entradas que te pueden interesar: (más light) Cagando y sin papel Como prevenirse del calor lo mejor contra la sed agua caliente