Agua y depuración

¿Qué es agua potable?

| 0 Comentarios

Como definición de agua potable vamos a decir primero lo que no es. El agua potable no es aquella que se puede beber sin ponerte malo.

Agua potable es aquella que cumple unos requisitos legales y que le dan la calificación de potable. Los requisitos legales son los que provienen de las diferentes normativas según países y organizaciones supranacionales.

La legislación lo que intenta es irse adaptando de manera que sea agua potable aquella agua que se puede beber sin ponerse malo. Según se van haciendo más estudios y se descubren enfermedades relacionadas con el agua, se determina que realmente existe la relación entre la enfermedad y el agua y posteriormente se legisla.

Pero el hecho de que haya una relación directa comprobada entre una propiedad del agua (valor alto de plomo, o cualquier otra) y una enfermedad, no hace que el agua deja de ser potable hasta que no se legisla.

Si vais a la Wikipedia encontrareis esta definición: Se denomina agua potable o agua para consumo humano, al agua que puede ser consumida sin restricción debido a que, gracias a un proceso de purificación, no representa un riesgo para la salud. El término se aplica al agua que cumple con las normas de calidad promulgadas por las autoridades locales e internacionales.

En la legislación el término usado es agua para consumo humano. sin embargo quedan fuera de la ley las aguas embotelladas de manantial. Es decir, un agua embotellada de manantial podría ser aceptable para consumo aunque no cumpliera los requisitos de la ley para aguas potables.

La legislación de aguas potables o para consumo humano en Europa es la Directiva 98/83/EU. En esta directiva se especifican las cantidades máximas permitidas de los compuestos contaminantes.

Lo que quiere decir que antes de esta Directiva había otra con otros compuestos o cantidades. Por lo tanto, podría suceder que un agua que antes de la entrada en vigor de la Directiva era potable al día siguiente de entrar en vigor dejaba de ser potable. Es el mismo agua, es igual de mala o buena para la salud pero un día es potable y otro no.

Volveremos otro día con el ejemplo del plomo que la propia  Directiva 98/83/EU aplaza en el tiempo su entrada en vigor y como se aplicó como ejemplo en España la directiva con un Real Decreto 140/2003 del 7 de febrero.